Por una vez, este Gobierno puede tildarse de incorruptible, puesto que nada persuade para hacer justicia. Hoy se ha hecho pública la sentencia de Alfonso Fernández (Alfon), donde le condenan a 4 años de prisión por “portar artefacto explosivo”.

Alfon acudió a un piquete informativo en la pasada Huelga General del 14 de Noviembre, donde unos agentes le interceptaron para identificarlo y registrarlo. Tras lo cuál le atribuyeron una supuesta mochila con explosivos. Nada más lejos de la realidad; no obstante parece que en estos momentos es la ciudadanía quien debe demostrar su inocencia frente a cualquier acusación policial.

Una vez más la justicia burguesa aplica erróneamente el Derecho al otorgar una veracidad a los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado, que no tienen.

Es innegable que estamos en un juicio político, dónde (en una situación equiparable a la de nuestra camarada Francesca), se trata de obtener toda la información posible de toda la ciudadanía que pueda estar organizada, e igualmente persuadir para que ésto no siga ocurriendo.

Desaparecen nuestros Derechos Fundamentales y cada vez se condena más arbitrariamente toda la movilización social. La represión es su arma, ya sea mediante unas excesivas e incontroladas sanciones de multa (como pretende la Ley Mordaza) o bien destruyendo las vidas de personas luchadoras y organizadas como pueda ser Alfon.

Por todo esto, el PCPV no puede más que condenar a quienes condenan, y solicitar la inmediata libertad de Alfon; haciendo un llamamiento tanto a la militancia como a toda la población para que se manifieste, movilice y organice contra este Estado Policial que nos está asfixiando.

¡ALFON LIBERTAD!

secretaria_general_prensa