Aprobado con 38 votos a favor, 5 en contra y 2 abstenciones

 17 de enero de 2015

Celebramos este primer Comité Central del PCPV de 2015 y lo hacemos celebrando la liberación de LOS CINCO héroes cubanos presos en cárceles de EEUU, así como el cambio de postura de éste país frente al bloqueo contra Cuba, lo que supone una nueva victoria histórica de la Revolución.

Nos encontramos en un momento de grandes convulsiones a nivel internacional, de reordenación del escenario geoestratégico y de crisis política profunda de la Unión Europea. Una Unión Europea donde Grecia se sitúa como su eslabón más débil por la posibilidad de un cambio radical en el mapa político en el país, por lo que el pueblo griego está empezando a sufrir las amenazas y chantajes de instituciones antidemocráticas como el FMI, así como de determinados gobiernos europeos, para condicionar las elecciones que deben celebrarse este mes, y que podrían determinar el futuro del cambio en Europa. Una Europa que a través del Tratado de Libre Comercio (TTIP) con EEUU se verá condenada a una falta absoluta de soberanía de sus pueblos. El tratado constituye, sin duda alguna, una agresión a los pueblos de Europa porque conlleva la eliminación de regulaciones ambientales, de seguridad alimentaria, sociales, laborales, etc, lo que tendrá consecuencias en términos de recorte de derechos, de servicios públicos, de empleo, de protección al medio, etc. Un acuerdo que supondrá la destrucción del tejido productivo europeo y del que sólo podrán salir beneficiadas las grandes multinacionales europeas.

Una Europa en la que también continúa el auge de los partidos de corte fascista y xenófobo, no solo en Grecia sino en países como Alemania, Reino Unido o Francia.

No podemos dejar de lamentar y condenar el asesinato a principios de este año en París de decenas de personas, en su mayoría dibujantes de la revista Charlie Hebdo, algunos de ellos comunistas, en un atentado cuya autoría es cuando menos dudosa, y que está siendo utilizado para impulsar mayores mecanismos de represión y recortes de libertades en los países de Europa. Estamos ante una situación de extrema gravedad que sitúa en un primer plano, más que el problema del yihadismo, el de la islamofobia en Europa, del que se alimenta fundamentalmente la extrema derecha y el fascismo.

Debemos condenar también la actitud hipócrita de los líderes de Europa y Estados Unidos tras el atentado, defendiendo la libertad de expresión al tiempo que en países como en España aumenta la represión y el recorte de libertades fundamentales. A la injusta y condenable sentencia contra Alfon a cuatro años de prisión tras un montaje policial se suma – entre otros muchos – el caso de nuestra camarada Francesca, para la que piden 18 meses de cárcel, ambos por salir a la calle para reivindicar los derechos de los trabajadores y los estudiantes.

Este aumento de la represión y la aprobación de leyes que vulneran los derechos humanos se debe a la pérdida de autoridad política de la clase dominante, a la ruptura del consenso de las últimas décadas, y al hecho de que las clases dominantes solo pueden mantener su dominio a través de la coerción.

Cada vez está más claro que en esta fase de la de la crisis estructural, económica, institucional y social que llevamos sufriendo se están confrontando dos formas de afrontar el futuro próximo. Por un lado se perfila una salida de la crisis que trata de imponer un modelo de sociedad cada vez más injusta, clasista y autoritaria, y por otro la que busca construir una nueva hegemonía que derive en una salida profundamente democrática y social que ponga la economía al servicio de la mayoría social trabajadora, la que ha sufrido y sigue sufriendo directamente los efectos de la crisis.

El País Valenciano ha sido uno de los territorios de España en los que peores consecuencias ha tenido la crisis económica. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria, la economía colapsó de inmediato, lo que unido al elevado nivel de endeudamiento, provocó la quiebra de la Generalitat, que en julio de 2012 tuvo que ser rescata por el Gobierno español a través del fondo de liquidez autonómico. Esta situación se ha saldado con los mayores recortes en gasto social que se han dado en España, y con la Generalitat Valenciana como vanguardia de la privatización y destrucción de los servicios públicos.

Hay numerosos datos que ponen de manifiesto la profundidad y gravedad de la crisis económica en el País Valenciano, como el que indica que el territorio ha perdido 10 puntos del PIB desde que empezó la recesión, situándose en este momentos en 97.333 millones de euros, en niveles inferiores a los de 2006, debido fundamentalmente a que el principal motor de la economía valenciana era la construcción, el sector más afectado por la actual crisis económica.

Además, los grandes beneficios obtenidos durante la burbuja inmobiliaria fueron dilapidados por la Administración autonómica en los grandes eventos y macro construcciones que generó una importante deuda que se convirtió en insostenible tras el estallido de la crisis y acabó obligando a la Generalitat a pedir el rescate en 2012.
El problema de la deuda y la prioridad del pago a proveedores y al Estado ha desembocado en los recortes más drásticos de toda España, que han castigado especialmente a la sanidad y la educación. Además, lejos de menguar, la deuda ha ido en aumento debido a que la Generalitat ha seguido endeudándose para hacer frente a los gastos cotidianos. Desde 2011 la deuda ha pasado de suponer el 20,70% del PIB, a situarse a finales de 2013 en el 33%, y a finales del primer semestre de 2014 en el 35,7%, con un total de 34.782 millones de euros. En consecuencia, dicho aumento de la deuda provoca por tanto una dependencia política absoluta, reduciendo nuestra autonomía a la mínima expresión.

Para la clase trabajadora y las capas populares del País Valenciano la crisis económica y los recortes han creado una situación de emergencia a todos los niveles. Antes de la crisis económica el sector que más ocupación laboral registraba era el de la construcción. El hundimiento de dicho sector es de nuevo la causa de que en el País Valenciano el problema del paro sea más dramático que en el resto de España. Por otra parte, Los datos hablan por sí mismos:

Los parados en el País Valenciano ascienden a más de 600.000. Para hacernos una idea de la cantidad de puestos de trabajo que se han destruido durante la presente crisis económica podemos recurrir al dato total de parados que se registró en el último trimestre de 2007, que era de 222.000, es decir, en 7 años el paro se ha incrementado en unas 400.000 personas. El 15% del total de parados son de larga duración.

Tantos años de gobierno popular en el País Valenciano apostando por convertirnos en un gran parque temático, mientras ellos sacan rentabilidad con ello, ha dejado sin gran parte de su actividad a comarcas industriales tradicionalmente ligadas al calzado, al juguete, al azulejo, la madera, al textil, a la fabricación metalúrgica, etc… comarcas como la del Camp de Morvedre, que recientemente ha visto como más de 200 trabajadores de Bosal se quedaban en la calle, tras el anuncio de la empresa de cerrar su planta en Sagunto. El cambio de modelo productivo en favor, por un lado de la especulación inmobiliaria y el ladrillo, y por otro de una excesiva dependencia del sector servicios, se ha traducido en una precarización absoluta del trabajo, especialmente de mujeres e inmigrantes, los sectores de la clase trabajadora que sufren de una manera más brutal la explotación.

Por otro lado, en el campo valenciano destaca el desastre que viven los agricultores y el abandono de las tierras cultivables fruto de la falta de iniciativas políticas y económicas para la reactivación y el desarrollo de la agricultura. Una agricultura en la que además hoy -en concreto, para la recolección de cítricos- se da una tendencia acusada a reducir la contratación de trabajadores por parte de las empresas o almacenes privados, y hacerlo a través de ETT. Los jornaleros inmigrantes (aunque no únicamente) son parte directamente afectada por estos mecanismos de contratación, y de explotación laboral.

El estallido de la crisis ha ocasionado en España, y especialmente en el País Valenciano, que se dispare la tasa de pobreza hasta el 25%, que el paro se sitúe en el 25,5% a principios de 2015, y sea el territorio con más desahucios concentrando en torno al 15,5% de los desahucios de toda España, con 15 desahucios diarios.

Además, la carestía de la vida provoca la falta de las necesidades más básicas (como la alimentación) en un alto porcentaje de hogares de los barrios obreros y populares y la precarización de cientos de miles de familias enteras, que en numerosas ocasiones, y debido a los altos índices de paro, deben sustentarse además como pueden con los menguantes ingresos de pensionistas, o directamente sin ningún tipo de ingresos.

Y el futuro se complica aún más para la clase trabajadora y las clases populares debido a las políticas del PP de privatización de la educación y la sanidad dirigidas a expulsar a cientos de miles de hijos e hijas de los trabajadores del sistema educativo y precarizar incluso la vida de la mayoría de la población con los continuos recortes en sanidad. Una situación que se agravará aún más con una nueva reforma fiscal planeada por el gobierno de Rajoy, que favorecerá aún más a las clases acomodadas y a los grandes empresarios y seguirá castigando a los trabajadores y las clases populares.

Y los recortes propician también un incremento de la violencia machista, al igual que propician el racismo, el clasismo y la xenofobia, por lo que es necesario un estado fuerte que eduque rompiendo los estereotipos culturales que sustentan la desigualdad, sobre todo la desigualdad entre mujeres y hombres, que se transmite de generación en generación y es la base de la violencia machista.

La trágica situación en el País Valenciano, donde la corrupción es el elemento estructural y estructurador del capitalismo valenciano, y con un papel fundamental de las mafias y redes clientelares cómplices de las grandes acumulaciones de capital, puede empezar a invertirse en el futuro próximo con la configuración de nuevas correlaciones de fuerzas y nuevos actores políticos y sociales, que en ámbito institucional se refleje en la nueva reconfiguración de Les Corts tras las elecciones autonómicas de este año.

Ante esta situación, nuestro Partido debe, tal y como planteamos en el documento político del XII Congreso, hacer lo posible para que EUPV obtenga los mejores resultados electorales pese al cerco mediático y la operación orquestada desde el poder económico para intentar borrarnos del mapa institucional. Para ello es imprescindible la paz interna en EUPV en cada uno de sus niveles (local, comarcal y autonómico) y concretar la teorización de la convergencia, y lograr que EUPV marque un perfil propio y diferenciado, de clase y antipatriarcal.

Debemos contemplar el proceso de elecciones primarias en IU, como una oportunidad para relanzamiento de IU, como el inicio de una ofensiva política que tenga su continuidad hacia las elecciones generales del 2015, esto significa evitar debates interiorizados y centrarnos en ganar la batalla política tanto hacia el exterior como también hacia el interior, no un trámite que pasar rápido. En este sentido y desde la máxima consideración a todas las candidaturas que se presenten a las primarias de IU y desde el respeto a las normas y reglamentos que las rigen, mostramos nuestro apoyo a la candidatura de Alberto Garzón en el marco de una referencia colectiva, plural e integradora de una gran mayoría, no sólo hacia el interior, sino fundamentalmente hacia el exterior de nuestra organización.

Dicho esto, consideramos que habría sido necesario que dicha candidatura se hubiese presentado después de un debate en los órganos oportunos, en este caso del Comité Federal, con el fin de seguir trabajando en la línea de que el Partido debata previamente dentro de la organización las posturas que se deben defender en los distintos frentes, así como en nuestro proyecto estratégico Esquerra Unida / Izquierda Unida.

Será necesario, por tanto, que se garantice desde el PCE, así como desde el propio Alberto Garzón que su candidatura no sea instrumentalizada por otras corrientes de Izquierda Unida en contra de las organizaciones del Partido en las distintas federaciones.

Es necesario pasar a la ofensiva en todos los frentes para ser capaces de plasmar en la realidad las elaboraciones que hace el PCE y poner en práctica los acuerdos que se toman, y para eso es necesario empezar de lo más básico, que es tomando decisiones efectivas que posteriormente sean defendidas por todo el Partido allí donde esté presente. Y para ello es fundamental la lealtad entre camaradas. No consideramos leal, por ejemplo, que dirigentes del PCE de otras federaciones apoyen listas en Esquerra Unida o políticas en contra de acuerdos del PCPV, como ha sucedido en los últimos meses, tanto a nivel de País Valenciano como de la ciudad de Valencia.

La cohesión en el Partido, es fundamental, y esta debe forjarse fundamentalmente en el debate, en la acción política y en el discurso. En ese sentido es fundamental mejorar la política de Comunicación en general, también a nivel interno, y para ello una de las herramientas principales del PCE debe ser MUNDO OBRERO, que lamentablemente no está cumpliendo su papel como debería. Es necesario que la militancia perciba MUNDO OBRERO como esa herramienta y la utilice. Será necesario adaptar dicha herramienta a nuestras necesidades políticas, por lo que sería imprescindible un debate en el Comité Federal donde se trate específicamente sobre esto.

Afrontamos la actual coyuntura política con un avance organizativo y político desde el pasado XII Congreso a pesar de las numerosas dificultades. Pese a no haber hecho una campaña de afiliación específica podemos decir que desde la celebración del XII Congreso del PCPV se han insertado 120 fichas en el DAR, y somos la única federación que crece cuantitativamente junto con Madrid.

Podemos decir que entre reuniones ordinarias comarcales y actos de entregas de carnets se han visitado casi todas las comarcas.

En estos momentos tenemos un total de 22 comités comarcales constituidos orgánicamente a nivel del País Valencià (7 comités comarcales en la provincia de Alicante, 4 en la provincia de Castellón y 11 en la provincia de Valencia.) Así como 25 agrupaciones locales, tan sólo las comarcas de l’Alacantí (4), Alcoià (2), Camp de Morvedre (2), Horta Nord (8) y Horta Sud (9) tienen agrupaciones locales. Valencia Ciudad debe de reorganizarse y recuperar agrupaciones ya tengan carácter territorial o sectorial.

Además de ello se dan las condiciones estatutarias para doblar el número de agrupaciones locales, otra cuestión es la falta de cuadros intermedios que puedan ocupar responsabilidades en las agrupaciones de base.

El presente Informe Político debe servir como instrumento para los militantes de cara a su materialización y a situar al Partido a la ofensiva política en el País Valenciano. Necesitamos, organizar el discurso, activar la movilización, y conjugar el binomio institución – movilización.

Y la ofensiva pasa por organizarse en el conflicto y fundamentalmente allí donde se producen las relaciones de explotación. Es por ello que desde el Partido, y a través de la Secretaría de Movimiento Obrero, entendiendo que este año no será el del despegue que vaticina Rajoy, pero sí será un año decisivo en el modo en que saldremos de esta crisis, nuestra labor se centrará en la organización de las y los trabajadores.

En este caos de política económica es más importante que las y los trabajadores estemos informados y unidos. Por eso nos proponemos, además de dinamizar las comarcas, que son las que mejor conocen la realidad de su territorio, empezar a organizar a los y las comunistas también sectorialmente donde sea posible.

El PCPV debe de recuperar las históricas agrupaciones sectoriales de Ford y de Universidad, promover otras como Informáticos o Grandes Comercios, y planificar como reorganizar sectorialmente a la militancia sobretodo en las grandes ciudades. A nivel federal estamos estudiando como hacerlo.

También en redes es necesario desarrollar acciones que fomenten la organización de trabajadoras y trabajadores con o sin empleo. Generando información que permita comentarse en redes o consultarla en nuestra web, e incrementando la visibilidad del partido. Desarrollando ‘trabajador@s en red’, que supone la creación de grupos sectoriales de información y debate en Facebook, y la difusión de la Red de sindicalist@s.

Así, a final del año, deberíamos conocer mejor los sectores, comarcas y trabajadores y trabajadoras del PV, por lo que podremos trabajar en las formas de organización de las y los trabajadores que sean más adecuadas para la clase trabajadora. Es decir, qué modelo de sindicato queremos y cómo nos involucramos en ello, participando activamente en los procesos congresuales que se inicien el próximo año.

El caso del cierre de Bosal en Sagunto es una nueva muestra de que mientras no tengamos en nuestras manos la planificación económica, es necesario empezar a plantear seriamente desde el Partido la toma de empresas por parte de los trabajadores en situaciones como ésta, que son habituales en nuestro país, sin que se esté actuando política y sindicalmente de manera contundente.

Así mismo, en los Movimientos Sociales el Partido debe reforzar y mejorar la coordinación de sus militantes, para lo cual es necesario celebrar reuniones periódicas entre el Partido y la JCPV a través de camaradas que estén trabajando en los distintos frentes.

Debemos trabajar con mucha mayor intensidad en el espacio de trabajo de las Marchas de la Dignidad apoyando y reforzando todas las movilizaciones que surjan desde este frente, haciendo especial hincapié, a corto plazo, en la movilización programada el 21 de marzo en Madrid.

El trabajo en el movimiento de la discapacidad, el desarrollo de la Red de Solidaridad Popular en todo el País Valenciano, así como en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca sigue siendo fundamental, aunque es necesario reforzar e impulsar también el movimiento en defensa por la Vivienda Pública y Social, ante la falta de voluntad del Consell por dar una solución a dicha problemática, y que afecta a las clases más desfavorecidas y a los barrios más castigados del País.

Así mismo, el impulso y conformación a corto plazo del Movimiento Democrático de Mujeres en el País Valenciano es imprescindible y debe reconstruirse desde abajo, pegado a esas mujeres que oprimidas no se conectan a la lucha, y se identifican con el discurso dominante, en lugar de con el nuestro. Debemos impulsar la unidad de acción de las mujeres del País Valenciano, defender la sostenibilidad de la vida, imposible bajo la lógica de la acumulación del capital.

Además, es de vital importancia reforzar el trabajo en el movimiento antifascista, impulsando un Comité Antifascista en el País Valenciano que se sostenga sobre tres pilares: 1) el trabajo vecinal junto a la RSP, AAVV, inmigrantes, etc. para evitar la penetración del fascismo en los barrios. 2) La batalla ideológica con actos y charlas en coordinación con otras organizaciones antifascistas. 3) El desarrollo de un frente institucional a todos los niveles (local, autonómico, estatal y europeo) de carácter antifascista.

Ante la grave situación de represión en el país debemos felicitarnos por el hecho de que hayamos sido capaces de abarcar un amplio campo de actuación. Destacan los actos sobre la LOPSC (Ley Mordaza) y los satisfactorios resultados obtenidos tanto en sanciones administrativas, como en las penales; cuyos datos concretos quedan a disposición de la militancia.

No debe olvidarse que ante la situación represiva en la que nos vemos inmersos, sólo las acciones públicas, sociales y con suficiente repercusión van a poder hacer tambalear la credibilidad del gobierno respecto a la aplicación de este “paquete represivo” que se nos trata de imponer; a pesar de que seguiremos plantando batalla en sus instituciones burguesas hasta el último momento.

Como no puede ser de otro modo, la Ley Mordaza (Ley Orgánica de Protección a la Seguridad Ciudadana) centra la mayoría de nuestras propuestas en este ámbito debido a su especial vulneración de los preceptos constitucionales; no obstante no debemos olvidar el contexto en el que nos encontramos, debiendo incluir en esta restricción de Derechos modificaciones legislativa como la Ley de Seguridad Privada, la Ley de tasas, la Reforma del Código Penal, la Reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, Ley de Justicia Gratuita y la Ley de Extranjería.

Para todo ello se plantean las siguientes acciones: 1) Sobresaturar el registro de entrada de Delegación solicitando información sobre la interpretación de las Leyes. Modelo que por supuesto figurará en la web de PCPV-PCE. 2) Manifestaciones/ concentraciones continuadas en Delegación hasta como mínimo la entrada en vigor de la Ley Mordaza, secundando de igual modo las restantes. 3) Acciones concretas de relativa desobediencia que ridiculicen lo preceptuado en la Ley Mordaza. 4) Reparto de octavillas y propaganda informativa para concienciar de lo que supondrá la aplicación de este paquete represivo. 5) Organización de actos, charlas, y debates en torno a la política del miedo, no sólo para dar a conocer el contenido de la Ley, sino también para hacer ver la implicación del PCPV-PCE contra la misma.

Compeler a la militancia a solicitar sus antecedentes policiales, poniendo a su disposición unas instrucciones o modelo de instancia para poder hacerlo, con la finalidad de que puedan eliminarlos aquellos que tengan dichos antecedentes y no le afecte así el agravante previsto de reincidencia en la Ley, así como la saturación administrativa de las comisarias.

Ya entrando en el campo más jurídico, se propone que se ponga a disposición de la militancia unos modelos de recursos ante la posible sanción. En caso de llegar a su entrada en vigor, y aprobación del senado, sería conveniente acudir a los Tribunales para denunciar la inconstitucionalidad de la LOPSC, o cualquiera de las legislaciones antes mencionadas. Sería importante la presentación de mociones en las instituciones contra la aplicación local de las Leyes, y compromisos municipales alcanzados por acuerdos plenarios. Además, deberemos dar la máxima difusión a las situaciones de represión policial, con la máxima publicidad, que sean la precuela de la aplicación de la Ley o consecuencia de la misma. (Ej: Caso Francesca, caso anarquistas…).

Debemos participar activamente como PCPV-PCE en todas las plataformas que surjan para combatir la entrada en vigor de la LOPSC o cualquier otra de las consideradas represivas, tales como “No somos delito”. Sin renunciar en ningún momento a las siglas; pues esta campaña viene desarrollándose por el Partido desde hace más de un año.

Es necesario dar difusión a un protocolo de actuación anti represivo que, tomando como referencia el utilizado en el 22M, pueda ser modificado y adaptado a las particularidades de la Ley; y al menos nuestra militancia cuente con una referencia de actuación que pueda permitirnos una mayor margen de error, y disminuir las sanciones.

Sería importante, con el objetivo de optimizar los recursos, establecer en la Sede del Comité Central un espacio de referencia para los y las camaradas de todo el País Valenciano donde acudir para recibir asesoramiento legal con el objetivo de tener un Partido más formado y preparado para afrontar la situación actual.

Además, la creación del Área Ideológica del PCPV tras la última remodelación de las Secretarías tiene el objetivo de situar a la militancia y al propio Partido en las mejores condiciones ideológicas y formativas para afrontar el futuro inmediato, para lo cual, más allá de las jornadas de formación de octubre de 2014 y enero de 2015, se celebrará una Escuela Central de Formación del PCPV, previsiblemente durante el mes de julio.

Y en ese sentido el trabajo y la formación cultural debe ser también de gran importancia, para lo cual se ha creado la Secretaría de Cultura.

La Cultura en el País Valencià ha supuesto a lo largo de la historia un espacio de intercambio, de contacto y de expresión social tan fuerte capaz de transformar lo establecido.

El Partit Comunista, y el Partido Comunista de España fueron un referente Cultural e Histórico usando como herramienta, la organización; y como vanguardia, la cultura. Supieron aglutinar en torno a la cultura a las fuerzas que, por un lado, nos permitían ser el altavoz y la expresión de la clase obrera y por otro lado, nos ayudaban en la unidad por una causa común.

En las últimas décadas, la Cultura en el Partido fue disolviéndose en otros espacios. Otras herramientas y políticas se fueron priorizando relegándola a un segundo plano que se reflejaba pero no tenía identidad propia.

La recién creada Secretaría de Cultura tiene un nuevo camino donde retomar política cultural que manifieste una identidad propia y donde exprese su compromiso como Partido en el País Valenciano.

El camino que inicia debe basarse en el trabajo de aglutinar y poner en común a/con los intelectuales, tomar contacto con la Clase Obrera a través de la Cultura Popular en el País Valenciano, para lo cual debemos contar en primer lugar con nuestros intelectuales; con nuestros jóvenes artistas y con aquellos representantes del mundo de la cultura con los que compartimos una visión del papel que debe jugar la cultura en el cambio social.

Para ello, hemos de encaminarnos a convocar una Conferencia Cultural del PCPV a lo largo de los próximos meses, donde se desarrollen unas tesis y unas líneas creativas y de actuación con las que llegar a toda la sociedad valenciana a través de todas las formas artísticas posibles.

Por tanto, el papel es sacar a la calle, y aprender de ella, el debate sobre la cultura. Es necesario un colectivo consciente y responsable que comprenda los valores, la ideología y una cultura revolucionaria.

El Partido, que dispone de una profunda fuerza cultural ha de volver a ver la luz del día.

Forjando la Unidad Popular

Y esa Nueva Cultura debe ser una herramienta más para seguir forjando la Unidad Popular. Un Unidad Popular que debe construirse fundamentalmente agitando la calle

En ese sentido el PCPV aprobó en septiembre de 2014 su documento “Hacia un Frente Popular para la Revolución Democrática y Social en el País Valenciano” en sintonía con la política del PCE de crear y fortalecer espacios de unidad al calor de las movilizaciones del 22M. Es por tanto necesario que las próximas citas electorales estén precedidas de un periodo de agitación social en todos los pueblos y ciudades donde sea posible. Debemos ser nosotros sus impulsores de la mano de otros partidos, MMSS, sindicatos, AAVV, Plataformas, etc… proponiéndonos firmemente llenar el País Valenciano de “Gamonales” para comenzar a marcar la agenda social y política.

En lo que a las elecciones municipales se refiere, desde el Comité Central llamamos a toda la militancia del Partido a que, en el seno de sus respectivos colectivos locales de EUPV, impulsen que se aceleren los procesos internos de elaboración programática municipal y de elección de candidaturas, facilitando la participación de la ciudadanía de izquierdas a través de Esquerra Unida como movimiento político y social con asambleas abiertas.

Consideramos que es necesario tener elaboradas las candidaturas de Esquerra Unida cuanto antes con el objetivo de afrontar el proceso con el tiempo suficiente en nuestros respectivos municipios. Tan solo faltan 4 meses para la celebración de las elecciones y 3 para su presentación ante la Junta Electoral. Esquerra Unida no sólo no debe de renunciar a su representación municipal actual, sino que debe de consolidarla y afianzarla

Pensamos además que es necesario seguir reforzando los espacios unitarios en los que estemos trabajando para lo cual será necesario que tomemos la iniciativa en nuestros respectivos municipios convocando a los partidos políticos, sindicatos y movimientos sociales para buscar los puntos de encuentro programático, y convertir estos en catalizadores de la movilización social durante los próximos meses.

Además, en aquellas plataformas unitarias donde se den condiciones programáticas y políticas para la convergencia pre-electoral, debemos tener en cuenta que esta debe pasar únicamente por la coalición de partidos, y no por las agrupaciones de electores.

A modo de reflexión, convendría no perder de vista que nos enfrentamos a unas elecciones municipales y autonómicas simultáneas, por ello, cabe resaltar que por experiencia nunca ha sido positivo presentarse con dos marcas electorales distintas. Debemos ser coherentes planteando la misma estrategia de convergencia en los dos ámbitos electorales.

Juventudes Comunistas

Por último, debemos referirnos al proceso de integración de la JCPV en la UJCE que finalizará el próximo mes de febrero en una conferencia de integración en la que ambas organizaciones se unirán.

Este acontecimiento es para el PCPV, la JCPV y también para la UJCE, un acto de responsabilidad política, una clara apuesta por la unidad de los jóvenes comunistas y el fortalecimiento de su organización en un contexto histórico que exige altura de miras.

Desde el PCPV hemos mostrado todo el interés y el apoyo a la JCPV durante todo el proceso.

Además, durante el año que ahora comienza, la juventud del PCPV, seguirá trabajando activamente en el fortalecimiento del movimiento estudiantil en el País Valenciano, intentando hacerlo avanzar hacia la unidad, elemento imprescindible para plantar cara a los numerosos ataques que está sufriendo la educación pública. En este sentido, mantenemos una firme apuesta por el Frente Estudiantil del País Valenciano como estructura aglutinadora de las organizaciones estudiantiles de nuestras universidades e institutos y como embrión del sindicato unitario de los estudiantes valencianos.

En el movimiento obrero, también la Juventud Comunista debe seguir mejorando su intervención en el sindicato, para lo cual la coordinación con el Partido es un elemento imprescindible para ambas organizaciones. Coordinación que ya está ampliándose también al trabajo en los diferentes movimientos sociales del País Valenciano.