Por la eliminación total de la simbología fascista en Alicante

Durante este mes de Julio, se ha hecho pública la noticia de que el Ayuntamiento de Alicante ha incluido en su propuesta de Catálogo de Protecciones del Ayuntamiento de Alicante, dos monumentos franquistas.
Se trata de la Cruz de los Caídos (1939), situada en la plaza de Calvo Sotelo, y el Monumento a los Caídos de la Vega Baja (1944), ubicado en el entorno de Aguamarga.
Desde la concejalía de Urbanismo se argumenta que la propuesta de proteger estos dos monumentos franquistas se debe a “criterios técnicos”, ya que “sus valores plásticos, espaciales y arquitectónicos” están “desprovistos de toda connotación fascista”.
Es indiscutible el carácter fascista de estos monumentos, ya que la motivación de su construcción fue, en ambos casos, la de rendir homenaje a los sublevados fascistas que se alzaron en armas contra el gobierno legítimo y democrático de la II República.
Desde el PCPV se insiste, una vez más, en que es una cuestión de higiene y normalidad democrática limpiar de simbología fascista los pueblos y ciudades del País Valenciano. Así mismo, considera inaceptable que desde un gobierno municipal supuestamente progresista se empleen subterfugios técnicos para proteger el legado del fascismo.
El PCPV, exige al Ayuntamiento de Alicante, y a las formaciones políticas que componen el actual gobierno municipal, que enmienden este grave error y que actúen con decisión para eliminar todos los vestigios de la dictadura, que a día de hoy siguen ensuciando una ciudad que combatió heroicamente al fascismo, y que precisamente por ello, fue víctima de su brutal y sangrienta represión.
Valencia, 22 de julio de 2017